Responsabilidad civil

La obligación de reparar los daños y perjuicios causados a una persona se
llama responsabilidad civil.
Los daños y perjuicios causados pueden resultar de un incumplimiento
contractual, de una responsabilidad extracontractual, también llamada
responsabilidad aquiliana, o bien pueden derivar de la responsabilidad
penal.
En materia de responsabilidad contractual, la obligación de indemnizar
resulta de una vulneración de las obligaciones que resultan de una relación
preestablecida, es decir, de un contrato celebrado entre las diferentes
partes.
De conformidad con la LexAquília, para poder ejercitar la acción de
responsabilidad extracontractual es necesaria la existencia de un hecho
dañoso, la producción de un daño, la culpa del autor del daño y la relación
de causalidad entre el hecho y el daño.
Toda persona responsable penalmente de una infracción penal lo es
también civilmente si del hecho se derivan daños y perjuicios.
Las compañías aseguradoras que hayan asumido contractualmente el riesgo
de las responsabilidades pecuniarias derivadas de la posesión, del uso o de
la explotación de cualquier bien, empresa, industria o actividad, cuando se
produzca el evento que determina el riesgo asegurado responden
solidariamente con el responsable penal, hasta el límite de la indemnización
legalmente establecida o convencionalmente pactada, sin perjuicio del
derecho de repetición contra quién corresponda.
La responsabilidad, generalmente, es individual, pero si se prueba que son
varias las personas que han causado el daño o no se puede determinar el
grado de participación de cada una de ellas, la responsabilidad es solidaria.
Nuestro bufete de abogados representa sus intereses para llevar a cabo una
reclamación en concepto de daños y perjuicios, ya sea en el marco de
negociaciones extra-judiciales con la persona que ha causado estos daños,
ya sea en el marco de un procedimiento civil o penal.

abogados-andorra.es